Un poco de historia

Nuestros comienzos se remontan al año 1965, cuando un grupo de jóvenes, recién egresados como maestros, pusieron su entusiasmo y vocación al servicio de una idea: la Educación debía abandonar sus rígidos moldes enciclopedistas, donde los alumnos eran solo pasivos receptores de la enseñanza brindada por el maestro, único poseedor del saber.

Y esta idea solo sería practicable en una estructura que la contuviera en su totalidad, es decir, un instituto educativo. Así nació en aquel entonces la Escuela Almafuerte.

Fuimos los primeros en la zona en hacer de cada niño un protagonista del proceso de enseñanza-aprendizaje, vivido en una nutriente conjunción del saber docente con la creatividad, espontaneidad, apertura y saberes de los alumnos.

De esta forma, y paso a paso, fuimos construyendo una educación para la vida que nos llevó a vivir una interacción de propuestas que abarcaban acciones como el descubrimiento ingenuo de un proceso biológico, expresiones artísticas, lúdicas y literarias o también investigaciones curiosas conducentes a aprender procesos científicos, aún desde los más chiquitos.

En 1984 pudimos concretar el proyecto largamente solicitado por los padres: la fundación del Instituto de Enseñanza Secundaria Almafuerte. Un paso a un gran crecimiento que luego se transformó en una rica propuesta desde lo cultural y comunitario.

En 1993 incorporamos el Departamento de Inglés a nuestro Proyecto Institucional, instrumentamos el proyecto de Bilingüidad que venimos desarrollando desde entonces, cristalizándose a través del viaje de estudios de un mes en el exterior (Gran Bretaña, Sudáfrica, Canadá).