Página de inicio
Un colegio con historia
El proyecto de bilingüidad
Viajes y actividades
Comuníquese
 
         

La sala de 2 años

No es cierto que la sala de 2 años sea una larga adaptación para que el niño empiece a trabajar "cosas interesantes" el año próximo.

No es cierto que la maestra de la sala de 2 tenga menos importancia que las de las siguientes. Es nada menos que el primer paso.

Vemos que la maestra trabaja con afecto, con fundamentos, con cuidado y sobre todo con mucha alegría.

La maestra ya había recibido a los chicos y a su mamá o a su papá en la puerta, tomándose un tiempo para un intercambio entre los adultos cálido y continente, y también sabiendo que no todos los niños llegan de la misma manera, unos lo hacen con sueño, otros abrazados a la pelota o a un oso y otros con ganas de jugar. Todo esto es tenido en cuenta para planificar el día.

¿Nos asomamos a la sala?

Siempre pondremos empeño para que la sala sea un ambiente estimulante, afectivo y cálido, con materiales que posibiliten un uso tan divertido como desafiante. Es decir, tendrá orden pero no excesivo, contará con horarios flexibles como para no coartar un momento de mimo, de sueño o de juego corporal. Esto sería:

  • dejarlos dormir, que no es lo mismo que condicionarlos a permanecer dormidos;
  • cantarles y hacerles participar de la música, el ritmo y los sonidos;
  • acercarles objetos variados para que los exploren y los manipulen;
  • ponerlos en contacto con los colores, con bloques de construcción, con materiales expresivos (masa, témperas, disfraces, diarios, etc.).

La "estimulación temprana" también estará presente en la exploración y experimentación, cada vez más amplia y diversa.
Así encontramos a los nenes haciendo bollos o trozando papeles, jugando con masa, pelotas o muñecos, escuchando una canción cantada por la señorita, vaciando canastos de juguetes.

Si bien sabemos que el concepto de orden es en cierto modo arbitrario, los niños desde pequeños pueden contribuir a recoger los juguetes. Así como gozan vaciando cajones, les ofrecemos espacios para que disfruten también amontonando o acomodando lo que no usarán hasta el otro día.

Llega el momento de volver a casa. La maestra, afectuosa, les reconfirma que al día siguiente estará allí esperándolos y dándoles su cuota de "mimos".

"La sala de 2 no es una utopía, es una realidad."

Stella Bedún
Directora